La paternidad es una de las experiencias más bellas que puede vivir un hombre y es increíble como la vida les cambia en muchos sentidos. Revisa estos consejos que te servirán para afrontar las situaciones más comunes que vive todo padre primerizo.

  • Acepta el hecho de que eres papá rápidamente: involúcrate desde los primeros días de tu bebé mientras está en el vientre materno. Tener un poco de miedo es completamente normal y debes saber que ser papá requiere de aprendizaje continuo.
  • La vida en pareja va a presentar cambios importantes: es fundamental mantener la comunicación sobre cómo se sienten en esta nueva etapa ya que dejarás de ser el centro de atención de tu pareja y deberás hacer un esfuerzo adicional para comprenderla con sus variaciones de ánimo y humor.
  • Mantén la calma: muchos papás primerizos se preocupan tanto de lo que le podría suceder a su bebé que no disfrutan totalmente esta corta y tierna etapa de los primeros meses. Confía en tus corazonadas sobre qué es lo correcto para tu bebé y sobre todo, confía en los instintos de la mamá. Recuerda también siempre consultar al pediatra ante cualquier duda sobre la salud o crecimiento de tu bebé.
  • No es necesario gastar más de la cuenta: es un consejo difícil de practicar para muchos ya que se tiende a querer comprarle todo o compensar con regalos y accesorios por no estar tan presente por el trabajo. Considera que muchas de las cosas que compres, el bebé no las usará. Para esto conversa con papás que ya hayan tenido por lo menos un hijo y te aconsejarán que es lo que más les sirvió a su pequeño. Respecto a la ropa recuerda que los bebés crecen muy rápido y la utilizan por un periodo muy corto de tiempo.
  • Valora todos los momentos: cada cosa que hace tu bebé es un gran logro, por eso disfruta todo lo que tengas oportunidad de ver, cuando se despierta, su primera sonrisa o balbuceo. Un consejo importante es grabarlo cada semana ya que luego de 2 o 3 años uno olvida detalles como sus primeros sonidos o sus tiernos movimientos.
  • Ayuda a mamá con el bebé: considera que ella necesitará horas de sueño así que apóyala en todo lo que puedas ya que lo único que no puedes hacer como papá es la lactancia. Organícense para que pueda dormir tranquilamente y verás lo agradecida que estará por recuperar un poco de energía.
  • Activa tu lado más divertido: juega, juega y juega, no tengas vergüenza al ridículo con tu bebé, háblale de manera tierna y divertida, haz caras chistosas, cántale canciones y cuéntale historias desde los primeros días. No tengas miedo a cargarlo y abrazarlo ya que lo mejor que puedes entregarle es tu tiempo y amor. ¡Diviértanse juntos!