Seguramente después del nacimiento de tu pequeño desarrollaste una intuición más aguda, ya que las mujeres además de los superpoderes de concebir y procrear, poseen habilidades que se desarrollan para proteger y detectar posibles cambios en sus hijos antes de saberlo a ciencia cierta y es lo que se conoce como el sexto sentido de las mamás.

Es esa corazonada de que algo no está bien y que te pone en un estado de alerta que agudiza tus sentidos para actuar lo más rápido posible, incluso muchas veces no se necesita ni un estímulo visual o auditivo sino que a distancia se activa esa sensación de alarma, ¿te ha pasado?

Si estás esperando la llegada de tu bebé, con el sólo hecho de tenerlo en tu vientre comenzarás a desarrollar el poder de la intuición, explicado científicamente gracias a las hormonas que produce tu cuerpo. Algunos también lo atribuyen a una mayor  apertura del subconsciente ya que muchas mujeres incluso llegan a tener sueños o visiones con el hijo que esperan.

El embarazo es un momento intenso de conexión física y mental entre el bebé y la madre, manteniéndose incluso después del nacimiento permitiéndote presentir sucesos importantes. Con el sólo hecho de tener a tu hijo en brazos sientes la necesidad de cuidarlo y extremar tu protección debido a su completa dependencia, aumentando así la secreción de hormonas que te harán una mamá aún más sensible y alerta.

Todos estos cambios sumados a una mejor memoria, capacidad de aprender cosas nuevas y adaptarte a ser mamá te darán esos superpoderes que te permitirán proteger a tu hijo ante cualquier circunstancia y lo más increíble, poder también predecirlas.

No dudes en consultar o acudir a su pediatra si sientes  que algo no está bien con tu pequeño, ya que no se ha visto nada más seguro que el instinto  de una mamá.