Estás en casa y escuchas a tu hijo conversar mientras juega, al principio no le das atención pero luego de un tiempo te das cuenta que las conversaciones se mantienen, se ríe y disfruta de una compañía que tú no ves. Puede que se te ponga la piel de gallina y recuerdes aquella famosa película de fantasmas, pero tranquila, si tu hijo tiene entre 2 y 8 años, es totalmente normal que tenga un amigo imaginario.

Los personajes de fantasía que acompañarán el desarrollo de tu hijo pueden ser animales, monstruos, superhéroes o sus propios juguetes. Los amigos imaginarios aparecen de manera espontánea en la infancia y se relaciona con una creatividad elevada y una alta sensibilidad,  éstos tienden a desaparecer tal cuál aparecieron, de un día para otro.

De lo que converse tu hijo con su amigo imaginario puedes comprender muchas cosas ya que sirven como un canal para que tu hijo libere emociones, pueden proyectar miedos o problemas que estén viviendo en su desarrollo, además, le sirve como práctica para luego relacionarse con niños reales, como aprender a jugar o compartir.

Aunque es normal que a veces discuta con su amigo, debes estar atenta porque a veces pueden haber amigos malos o violentos, en ese caso debes consultar a un especialista.

Frente a un amigo imaginario actúa con naturalidad, no debes retarlo ya que podría evitar hablar frente a ti pero tampoco lo fomentes, sólo debes aceptarlo como una etapa más y quizás a futuro tengas un gran artista, un arquitecto o un escritor de novelas exitoso.

¿Recuerdas si tuviste un amigo imaginario o tu hijo vive esta etapa de fantasía? Deja tu comentario