A través del dibujo, incluso desde sus primeras rayas, tu hijo muestra algunos rasgos de su personalidad y su forma de ver el mundo que lo rodea.

Entender lo que transmiten a través del dibujo es una herramienta más que tenemos para conocer mejor a nuestros hijos.Algunas claves para interpretar los dibujos de los niños son:

Cómo sujeta el lápiz es una de las primeras cosas que podemos observar, generalmente si la sujeción es suelta, vemos a un niño relajado, tranquilo, mientras que si es apretada, demuestra estrés o nerviosismo.

Cómo ocupa el espacio al dibujar, generalmente se dibujarán a sí mismos al centro de la hoja, que es un modo de percibirse en el centro del mundo, mientras que alrededor ubica a las representaciones simbólicas relacionadas con su ser. Si dibuja en toda la hoja se relaciona a niños extrovertidos mientras que si ocupa una parte pequeña de ella, con introversión.

El trazo es importante ya que puede ser interpretado el temperamento, uno firme y continuo representa una personalidad segura, entusiasta, con voluntad, mientras que un trazo tembloroso o irregular suelen ser niños que buscan aprobación o que tienen baja tolerancia a la frustración como también falta de voluntad. Un trazo muy marcado denota agresividad.

La elección de los colores nos indica cómo se comporta ante la vida. Una abundancia de colores nos demuestra alegría de vivir, entusiasmo, curiosidad y motivación. Si se limita a repetir siempre los mismos colores demuestra inseguridad. Los colores cálidos y vivaces son preferidos por niños entusiastas e histriónicos. Mezclar muchos colores uno encima de otros se relaciona con niños irritables y un niño sentimental dibujará con colores fríos y oscuros, por último y un poco más preocupante, uno temeroso no coloreará sus dibujos.

Claves para los dibujos

Los temas del dibujo que más nos ayudan a conocer cómo se ven ellos ante el mundo son: un árbol, la figura humana y la familia. El dibujo del árbol es la proyección simbólica de la imagen de la persona ya que las raíces se relacionan con afectos, el tronco con el yo personal y la copa el contacto con el mundo exterior. En la figura humana encontramos señales que el niño nos transmite sobre él mismo y las personas que le rodean, y el dibujo de la familia nos demuestra su situación afectiva y emocional dentro del núcleo familiar.

Recuerda que el dibujo debe ser libre y nunca debes presionar para que dibuje lo que tú deseas evaluar. Además estas claves sirven sólo como una aproximación general del significado de los dibujos de los niños. No se debe generalizar ya que existen otros elementos a evaluar, como su aspecto o postura y datos sobre la situación personal que esté viviendo. Si te inquietan sus dibujos, consulta a un profesional para que te oriente.