¿Qué crees que recordarán tus hijos cuando sean adultos?
Es común en conversaciones familiares o entre amigos hablar sobre recuerdos, dibujos animados de la infancia y situaciones graciosas o especiales que nos pasaron en la niñez y dentro de esos momentos guardamos con cariño lo vivido con nuestros padres. Ahora como mamá desearás repetir todo lo bueno con tus hijos y aquí te entregamos algunas ideas que ayudarán a marcar la infancia de tus pequeños.

1- No olvides tu alma de niña: diviértete con sus juegos diarios, participa enérgicamente, intenta seguirles el ritmo, ensúciate, mójate, desordénate, ellos lo disfrutarán y conectarán contigo de una forma especial.

2- Descubre la naturaleza: muéstrale las hojitas, flores y bichitos que rondan los jardines. En una noche de verano acampen leyendo historias, inventando juegos y duerman bajo las estrellas fuera de casa o en el patio trasero.

3- Sorpréndelos: un show de títeres con calcetines o disfrazarse cualquier día de la semana será una sorpresa que nunca olvidarán así como crear cosas juntos que luego puedan pegar en el refrigerador, enmarcarlas o exhibirlas, será un tesoro para ellos si esa manualidad sobrevive el paso de los años.

4- Regalonéalos: ¿existe algo más rico que quedarse una mañana de un fin de semana en pijama? Vean dibujos animados acostados, coman cositas ricas, regálales un ataque de besos y cosquillas recordándoles cuánto los amas y antes de dormir, el clásico cuento para cerrar un gran día.

5- Una charla con tus hijos: deja el celular y sus notificaciones, apaga la televisión y ten una conversación especial con tus niños, pregúntales cómo están, pídeles que te cuenten sus aventuras y juegos, transforma este momento en uno mágico. Puedes aprovechar de conversar sobre valores y de buenos ejemplos como la empatía o ayudar a los demás.

6- Cumple un deseo: quizás no podrás darle todo en la vida pero si tu hijo tiene un sueño por más que parezca imposible, intenta llevarlo a cabo. Nunca olvidarás su cara de sorpresa y felicidad cuando se cumpla.

Comparte cada momento disfrutando las cosas simples de la vida que dejarán una vivencia única e inolvidable en la infancia de tus hijos.