Si bien existen estaciones del año que es más fácil cuidar a tu bebé, el invierno y el frío no deben complicarte. ¿Sabías que siguiendo algunos cuidados puedes pasear a tu pequeño sin problemas? Esto será muy beneficioso para él y podrán disfrutar juntos al aire libre. También el paseo es un momento estimulante para que conozca el mundo exterior, ruidos, voces, colores, formas diferentes y además, podrá sociabilizar con otras personas.

Los bebés recién nacidos tienen menor grasa corporal que un niño más grande o que un adulto, por lo que son más vulnerables al frío. También al tener su cabeza más grande en relación a su cuerpo, pierden más temperatura. Compartimos contigo diferentes precauciones que puedes tomar para pasar un buen invierno junto a tu pequeño:

Paseos en invierno

Intenta pasear a tu bebé todos los días, de preferencia al mediodía. Como recomendación evita ambientes extremos de mucho frío, heladas durante la mañana o nieve, como también ambientes contaminados como calles muy concurridas, espacios públicos demasiado cerrados como bancos o zonas de fumadores.

¿Cómo vestir a mi bebé?

Es recomendable vestirlo por capas, prefiriendo telas como el algodón y evitando la lana por la irritación que puede producir en su delicada piel. Protege sus manos con guantes o mitones y su cabeza con un gorro para evitar así la pérdida de temperatura, cubriendo siempre sus oídos para protegerlos de posibles corrientes de aire.

A la hora de dormir puede usar pijamas completos y en vez de frazadas, puedes taparlo con “saquitos”, son parecidos a los sacos de dormir pero para bebés, así evitarás que se destape en el caso que sea muy inquieto. Es importante estar atentos a la incomodidad de tu bebé, ya que al no poder expresar si alguna prenda le aprieta o molesta, simplemente llorará.

Si vas de visita y no sabes cómo vestir a tu bebé o cuánta ropa ponerle, guíate por la regla de: “poner a mi bebé una prenda más de lo que yo llevo puesto”, y como te recomendamos anteriormente, recuerda siempre vestirlo en capas para ir abrigándolo o desabrigándolo según el ambiente al cuál lleguen. Además, si debes cambiarle el pañal, vestirlo en capas te permitirá mudarlo sin tener que desvestirlo completamente.

Temperar y ventilar habitaciones

Si están en la casa, intenta mantener una temperatura adecuada, si puedes medirla debe estar entre 20 y 22°C. También, es importante elegir bien la forma en que temperarás tu hogar, actualmente se recomienda la calefacción eléctrica en vez de a gas o parafina.

Recuerda que debes ventilar tu casa en lo posible todos los días para que el aire circule, se renueve y evites la acumulación de microorganismos en el ambiente, siempre cuidando los cambios bruscos de temperatura para el bebé y las corrientes de aire.

Previene enfermedades

Recuerda que las enfermedades respiratorias son más abundantes en temporada invernal por lo que debes prevenir que familiares o amigos resfriados se acerquen a tu bebé para no contagiarlo.

Con estas medidas sin duda pasarán un invierno mucho más agradable, ¿qué otra recomendarías tú?